Gestión Lean de la cadena de suministro: valor en cada fase

Gestion_Lean_en_la_cadena_de_suministro2
I

Gestión Lean de la cadena de suministro: valor en cada fase

octubre 15, 2021

La optimización de la cadena de suministro en un mercado tan complejo como el actual es imprescindible para la competitividad de la empresa. Aplicar la metodología lean a la gestión de la cadena de suministro ayuda a la empresa a enfrentar la escalada de la competencia y las exigencias de los consumidores actuales.

¿Qué significa gestión Lean de la cadena de suministro?

Se refiere a aplicar la metodología Lean a lo largo de todas las fases de la cadena de suministro. Se considera que la cadena de suministro tiene cinco fases, y la gestión Lean puede aportar valor en todas ellas: planificación, gestión de la demanda, fabricación, almacenamiento y distribución, incluyéndose en esta última fase también las devoluciones, es decir, la logística inversa.

 Algunas empresas han aplicado la metodología Lean solamente ‘de puertas para adentro’, es decir, en su cadena de producción. Se trata de producir solo lo necesario, pero manteniendo al mismo tiempo la flexibilidad necesaria para adaptarse a cambios o retrasos inesperados.

 Sin embargo, un enfoque Lean debe contemplar la totalidad de la cadena, desde la gestión de proveedores y el aprovisionamiento hasta la entrega de los productos acabados al consumidor final, aunque eso incluya personas y procesos ajenos a la compañía.

¿Cómo es una cadena de suministro Lean?

Estos son los principales puntos en los que se percibe la diferencia entre una cadena de suministro en la que se aplica la metodología Lean y una tradicional:

  •  La selección de proveedores y la externalización de servicios se realiza teniendo en cuenta criterios estratégicos, y no priorizando el coste, como en un modelo tradicional.
  • Los equipos de trabajo son más reducidos cuando se aplica el modelo Lean, ya que se consigue un funcionamiento más eficiente.
  • Las relaciones con partners y proveedores no se centran en la transacción, sino en el beneficio mutuo. Estas relaciones se conciben a largo plazo. En consecuencia, la comunicación con partners y otros stakeholders no se limita a lo necesario para completar la transacción, sino que es mucho más amplia.
  • El volumen de la producción se ajusta a lo necesario, siguiendo la filosofía Just in Time. La sobreproducción se considera un desperdicio, ralentiza el movimiento de los stocks, complica la operativa y genera sobrecostes. En un modelo de gestión tradicional, la producción no se limita con este criterio. 
  • Una cadena de suministro Lean es más flexible y tiene mayor capacidad de respuesta ante los cambios del mercado que cuando una cadena sigue el modelo tradicional.

¿Qué beneficios aporta el método Lean en la cadena de suministro?

Más margen…

El beneficio más evidente de aplicar Lean en la gestión de la cadena de suministro es el aumento del margen o beneficio, relacionado con la reducción de desperdicios. Esta filosofía considera que todo gasto innecesario es un desperdicio, y el primer paso para su implementación pasa por identificar procesos que puedan optimizarse reduciendo desperdicios.

Aplicar Lean evitará, por ejemplo, que por culpa de un exceso de producción haya una gran cantidad de stock almacenada sin aportar valor o generando gastos innecesarios.

Esto hace que la cadena de suministro sea más eficiente, permitiendo reducir tiempos, ahorrar costes y mejorar la satisfacción de los clientes.

Es importante tener en cuenta que el cliente actual no solamente exige que sus necesidades se satisfagan en menos precio y a menor coste. Además, el consumidor actual se preocupa por la sostenibilidad. Rediseñar la cadena de suministro para hacerla más inteligente y eficiente puede ser también una oportunidad de aumentar el valor de la marca.

Por otra parte, al eliminar los procesos innecesarios se reducen los costes de la producción, lo que mejorará el margen de beneficio en cada venta.

Y más calidad

 Analizar el proceso de fabricación en busca de posibilidades de optimización de procesos y eliminación de desperdicios permite detectar errores y defectos de fabricación.

 Aparecen así  otras oportunidades de mejora que permiten ofrecer al cliente final un producto de mayor calidad, reducir devoluciones y aventajar a la competencia.

Algunos expertos aseguran que el desperdicio de la cadena de suministro llega a alcanzar el  50% de los costes totales, debido al exceso de desperdicios y la falta de flexibilidad.  Implementar el método Lean en la cadena de suministro permite a las empresas utilizar sus recursos de manera que impacten de forma positiva en el margen de beneficio.

También te puede interesar…

Abrir chat
Hola ¿necesitas ayuda?
Hola, soy Salvador.
¿En qué te puedo ayudar?